Ideas para una economía sostenible y justa

Esta entrada se publicó originalmente en el País en julio de 2022

Situar el enfoque de g√©nero de las pol√≠ticas p√ļblicas en el centro del an√°lisis permite apostar m√°s por la sostenibilidad en lugar de maximizar simplemente el beneficio

Captura de pantalla 2023 08 29 a las 12.35.27

Hace casi tres d√©cadas que se inici√≥ la revoluci√≥n digital y empez√≥ a desarrollarse la econom√≠a y la sociedad digital. La pandemia de la covid-19 ha acelerado la digitalizaci√≥n de la econom√≠a y la vida. Coincidiendo en el tiempo, tambi√©n han pasado aproximadamente tres d√©cadas desde que la Plataforma de Acci√≥n de Pek√≠n estableciera la agenda global para la igualdad de g√©nero, con importantes avances pero tambi√©n retrocesos. Cabe preguntarse si la expansi√≥n de la econom√≠a digital ha favorecido o ha mermado la consecuci√≥n de la igualdad de g√©nero. Los an√°lisis que se han llevado hasta ahora sobre el v√≠nculo entre la digitalizaci√≥n y la igualdad de g√©nero son limitados, pero apuntan a una reproducci√≥n, cuando no a una agudizaci√≥n, de las desigualdades de g√©nero de la econom√≠a digital. Entonces, ¬Ņqu√© modelo de econom√≠a digital se alinear√≠a con la consecuci√≥n de la igualdad de g√©nero? Las aportaciones de la econom√≠a feminista podr√≠an apuntar algunas claves al respecto.

La econom√≠a feminista engloba un conjunto plural de enfoques al an√°lisis del sistema econ√≥mico que ‚ÄĒen contraste con la teor√≠a econ√≥mica tradicional‚ÄĒ no descuidan sino que ponen en el centro del an√°lisis las condiciones de vida y de sostenibilidad humana y natural. Una primera aportaci√≥n de la econom√≠a feminista es desplazar el an√°lisis y el debate econ√≥mico de la l√≥gica de maximizar el lucro del capital a la l√≥gica de la sostenibilidad de la vida. Alumbrando un conflicto de insostenibilidad para la vida del funcionamiento del sistema econ√≥mico capitalista actual, que considera que producir m√°s es siempre mejor y est√° por encima de las necesidades de la vida o los l√≠mites del planeta.

Incorporar en los análisis económicos el análisis de las relaciones de género ha permitido desvelar las visiones androcéntricas de la teoría económica convencional, que toman como referencia universal a los hombres occidentales blancos, y poder avanzar hacia un análisis económico que integre al conjunto de la población considerando la diversidad en la sociedad digital, incluyendo a las mujeres y grupos invisibles para las teorías económicas convencionales.

Asimismo, ese enfoque ha permitido mostrar cómo el sistema capitalista actual se sostiene gracias a las desigualdades. A partir de una concepción del trabajo que solo considera como tal el trabajo mercantilizado productivo, mientras que invisibiliza el trabajo esencial no reproductivo, relegándolo a la esfera privada y adjudicándosela mayoritariamente a las mujeres. En otras palabras, el capitalismo para poder sostenerse se apoya en el sistema heteropatriarcal que subordina a las mujeres.

Además de esta imposición del trabajo reproductivo, las mujeres sufren una desigual condición respecto al trabajo productivo, con una menor participación laboral remunerada, salarios más bajos, mayor precariedad y segregadas a sectores y roles considerados tradicionalmente femeninos. En contraste, la economía feminista propone una concepción y reorganización del trabajo que visibilice todos los tipos de trabajo, y asegure igualdad de condiciones al conjunto de la población.

Visibilizar la reproducci√≥n social como elemento imprescindible del sistema econ√≥mico actual, e incorporarlo a los an√°lisis, desmonta otra de las creencias fundamentales de la teor√≠a econ√≥mica cl√°sica: fundamentar sus an√°lisis en la figura del homo economicus en tanto que ser autosuficiente, aut√≥nomo, independiente e invulnerable, responsable solo de s√≠ mismo y su √ļnico inter√©s; perfil cuestionado emp√≠ricamente desde m√ļltiples disciplinas, que niega la interdependencia humana, la necesidad de relaciones sociales y cuidados, y la responsabilidad social com√ļn, as√≠ como la dependencia humana de la naturaleza.

La econom√≠a feminista propone el reconocimiento y la responsabilidad social y pol√≠tica para con la ecodependencia, la interdependencia y la condici√≥n humana vulnerable, mientras denuncia la actual crisis de atenci√≥n a los cuidados necesarios para la vida por parte del modelo econ√≥mico y la escasa responsabilizaci√≥n del Estado. Tambi√©n aporta marcos de an√°lisis de las pol√≠ticas p√ļblicas con enfoques de transversalidad de g√©nero. A trav√©s de instrumentos como los presupuestos con enfoque de g√©nero, donde los cambios en los an√°lisis de datos permiten desmontar la supuesta neutralidad de g√©nero de las pol√≠ticas p√ļblicas. Adem√°s, ha aportado propuestas para un programa de pol√≠ticas macroecon√≥micas a partir de indicadores de actividad econ√≥mica alternativos, que cuestionan los indicadores cl√°sicos como el PIB o la Encuesta de Poblaci√≥n Activa.

A nivel microeconómico, la economía feminista ha incorporado también el análisis con perspectiva de género de modelos de democratización económica, como la tradición de la economía social, apuntando que sin un ejercicio explícito para garantizar la igualdad de género, lo social no asegura la igualdad. En esta línea, la economía feminista apunta al enfoque y metodología interseccional, con los que analizar la interrelación de los diferentes ejes de opresión operantes, como el machismo, la homofobia, el clasismo, el racismo, o el capacitismo.

Estos son algunas de las aportaciones de la economía feminista desde los que analizar la transición a la economía digital y posibles innovaciones transformadoras respecto a la teoría económica tradicional. En marzo de 2023 se celebrará en Barcelona la VIII edición del Congreso de economía feminista, centrado en la esfera digital, hospedado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), una buena ocasión para seguir debatiendo y promover una palanca de cambio para una economía digital feminista, alineada con la igualdad de género y el conjunto de los derechos humanos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.